martes, septiembre 02, 2008

Desagradable

Me llevé una sorpresa cuando ayer intenté entrar aquí (CAP Latina) y me encontré con esto. Es el desenlace final de lo que ya sabíamos desde el final del curso y a pesar de las huelgas y manifestaciones no ha sido parado. La desaparición de los centros de formación del profesorado tal y como los conocíamos.
A primeros de septiembre nos encontramos con una web vacía, en la cual la única información que podemos encontrar útil es el decreto donde queda dispuesta la nueva organización de la red de formación del profesorado. Tirando del hilo llegué a la orden que desarrolla ese decreto. En la misma ni siquiera quedan claras algunas funciones de algunos departamentos del centro regional de información y formación. (Como el de artística,cultura y deportes)
En fin. Desaparecieron los CAPs. Nos los cambian por 5 centros para toda la región y unas 22 entidades colaboradoras (que no explican ni quienes ni como son).
Nos dejan una página web austera y que deja que desear en distintos aspectos, sin apenas información y en la cual explican "Las páginas Web de los Centros Territoriales de Innovación y Formación estarán operativas a partir del próximo mes de septiembre"
Ya es "a partir de setiembre" y esto es lo que hay.
Y todo esto para mejorar en teoría la calidad de la educación en la Comunidad de Madrid.
Ya veremos cuanto tarda todo...y en que quedará.

3 comentarios:

Javier dijo...

No buscan mejorar la calidad de la educación, y menos de la pública. No se si los cap eran la solución. Me temo que la clave está en cada uno de nosotros y las ganas que tenemos de mejorar nuestro trabajo. ¿O tú has oído a alguien en el colegio cuestionarse, replantearse, cambiar la práctica, salir del libro de texto, utilizar las tic...
Javier C.

Dolores Serrano Cueto (Lola) dijo...

Lamentable, pero como dice Javier, cada uno de nosotros puede tener la clave...a veces dejamos que algunas cosas sucedan.
Un saludo

Javier dijo...

Gracias por los comentarios. Está claro que cada uno aporta y trabaja en la linea que cree y conoce. Lo malo, que al desaparecer los centros de apoyo al profesorado, si la labor de cada uno de nosotros se diluye en las fronteras de nuestra aula, de nuestro centro. El CAP, por lo menos para mí, significaba un punto de contagio fuerte en este sentido, y donde al menos se compartía mucha información con algunos de nosotros.
Veremos ahora en que queda todo.
Siempre nos quedará la red...
Javier